DESCUBRE LOS REMEDIOS PARA EVITAR LA TOS NOCTURNA

  • Tomar un vaso de agua templada con zumo de limón y una cucharita de miel, o un vaso caliente de leche con miel. La miel ejerce una acción sedante, antitusígena y suavizante de las mucosas de las vías respiratorias; y el ácido cítrico, abundante en el limón, potencia la acción de la vitamina C, y posee un notable efecto antiséptico y antibacteriano. Por esto, ambos alimentos, tomados combinados o por separado, ayudan a calmar la tos.

    La miel más oscura suele tener un mayor contenido de componentes fenólicos, que están asociados con propiedades antioxidantes.

    Otra explicación sobre su beneficioso efecto como remedio contra la tos nocturna, podría estar en la hipótesis según la cual las sustancias dulces causan una salivación refleja y pueden dar lugar a una mayor secreción de moco en las vías aéreas. Esto provoca un efecto suavizante sobre la faringe y laringe y reduce la tos.

  • Hacer gárgaras con agua tibia con sal (mezclar media cucharadita de sal en una taza de agua).

  • Chupar caramelos, resulta muy refrescante e incrementa la producción de saliva.

  • Colocar unas gotas de aceite esencial de tomillo en la almohada.

  • La cebolla o el ajo te ayudarán a aliviar la congestión nasal y las dolencias pulmonares y bronquiales.

Debe consultar a un médico si todos estos remedios no fueran suficientes para calmar la tos, y si:

  • No remite al cabo de una semana o se intensifica.

  • Se complica con fiebre, dolores pectorales y náuseas.

  • Causa dificultad para respirar.